Tres libros sobre ficción utópica y distópica  que debes leer.

Seguramente te has imaginado el futuro  en más de una ocasión,  con grandes avances tecnológicos y outfits muy peculiares, pero imaginas ¿una sociedad ideal? o ¿un futuro en caos?.   El termino utopía se refiere  a un mundo perfecto, una civilización ideal, donde no hay males,  la palabra utopía se deriva del griego ou y tópos que significa “lugar que no existe”. Por otro lado tenemos la distópia, la contraparte de la utopía, que representa una sociedad indeseable  donde abunda la pobreza, la opresión y con un régimen totalitario.

Es interesante conocer como en diferentes épocas concebían la idea del futuro y lo que traería esto consigo, cada uno de los  siguientes libros da una mirada diferente planteando sociedades, acuñando términos e innovando con tecnología no existente para ese tiempo.

Un mundo feliz  (Aldous Huxley, 1932)

Resultado de imagen para un mundo feliz portada

En el texto “Un mundo feliz” nos refleja una sociedad perfecta, donde se controla cada detalle para que esta funcione, los humanos son creados artificialmente y clasificados según sus tareas a desempeñar cuando crezcan, así también se les condiciona a través del miedo y demás estímulos como la “hipnopedia” (el proceso de aprendizaje mientras se duerme) para toda su vida, se reprimen los sentimientos y las emociones con el “soma” una droga diseñada y distribuida para controlar a las personas, este mundo está marcado fuertemente por una persona:  Henry Ford, tanto así que la historia se parte en dos cuando Ford fabricó su primer modelo T, el calendario se denota D.F (después de Ford). Para que tener este mundo perfecto se tuvieron que erradicar ciertas cosas, como la familia, la literatura, la cultura, la filosofía entre otros. Uno de los personajes principales de esta historia es criticado, apartado por su manera de pensar diferente, esto lo lleva a hacer un descubrimiento que pondrá en peligro el funcionamiento de esta perfecta sociedad.

 

1984 (George Orwell, 1948)

Imagen relacionada

Con una crítica fuerte al comunismo de la unión soviética, Orwell nos plantea un mundo en constante guerra dividido en tres superpotencias: Oceanía, Eurasia y Asia. Oceanía donde se desarrolla esta historia, está liderado por el partido, un régimen totalitario y cuyo líder e imagen es “El Gran Hermano” y los lemas o mantras de este partido son: “La guerra es paz” “la libertad es esclavitud” “la ignorancia es fuerza”. Todos los habitantes de Oceanía son vigilados a través de telepantallas y micrófonos con el fin de monitorear si alguien comete un crimen de pensamiento (pensar algo que va en contra del partido, es considerado el más grave crimen) a cargo los arrestos esta la policía de pensamiento. El protagonista de esta obra trabaja para el ministerio de la verdad, encargado de manipular, alterar y destruir evidencias del pasado que contrasten con la versión oficial de la historia contada por el partido. También están los ministerios de la paz, encargado de los asuntos de guerra,  el ministerio del amor, encargado de los castigos y torturas y el ministerio de  la abundancia, encargado de la economía.

 

Fahrenheit 451 (Ray Bradbury, 1953)

Resultado de imagen para fahrenheit 451 portada

¿A qué temperatura arde el papel? ¡Correcto! A  451 en la escala de Fahrenheit.

En un futuro donde las casas son anti-inflamables y los bomberos cambien su función de apagar incendios a provocarlos,  los extintores por lanzallamas (según la historia el primer bombero fue Benjamín Franklin), en una sociedad conformista y sumida en asuntos banales, donde las pantallas de televisión atraen la mayor atención, donde se maneja a toda velocidad mientras hay bombardeos, los cuales carecen de importancia para todos y está prohibido poseer libros, las personas que lo hacen son consideradas amenazas para esta sociedad ridículamente cómoda y forzada a ser feliz. Nuestro protagonista es un bombero que disfruta el quemar cosas, que al conocer una muchacha despierta una curiosidad por los libros, lo que conlleva a que en una misión oculte un libro entre sus ropas y comience a cuestionar su institución y la sociedad.

 

Muchas personas tratan de estos libros como proféticos, por las similitudes en algunos aspectos de las sociedades que los autores definen a lo que vivimos hoy en día, y es imposible negar, que acertaron en gran medida a lo que plantearon hace más de 60 años.

¿Te parece que vivimos en una sociedad parecida a las que se describen en estos libros?

Compartir

SUBIR

X